Silvia López

Silvia siempre estuvo empeñada en hablar con todo el mundo. A la tierna edad de cuatro años, sus padres la perdieron de vista en una terraza sevillana y la encontraron charlando en la mesa de unos turistas británicos con frases aprendidas del Magic English. Desde entonces, siguó aprendiendo lenguas para hablar con más y más gente, pasando por el camino por algunas aulas de traducción de Alemania y Suiza. Ante el desasosiego que causan la situación política y las reglas (insoportables) del juego económico, encontró en Guerrilla Translation un oasis de resistencia, desde donde intentará impulsar conversaciones sobre los temas que verdaderamente importan.

Comparte tus impresiones