Traducción comunicativa vs traducción semántica

Convesations

Imagen: Gwen Vanhee

 

Parte de nuestro cometido en Guerrilla Translation es compartir traducciones lo más fieles posibles al material original que seleccionamos. Uno de los criterios que utilizamos es preguntarnos: “…Si el autor o autora original hablara español perfecto y conociera este trasfondo cultural tan bien como nosotros… ¿Cómo hubiera escrito ese mismo artículo?”

Teniendo esto en cuenta, hoy presentamos una contribución de nuestro colaborador Manuel Troncoso Cabeza sobre los conceptos de traducción comunicativa y semántica expuestos por el teórico de la traducción Peter Newmark.


“Una buena traducción puede iluminar el original y revelar todo lo que el autor de la lengua fuente quería expresar. Así, existen traducciones de gran calidad que transmiten con exactitud el mensaje original, logrando un equilibrio perfecto entre dos lenguas, dos mundos de distinta experiencia histórica y cultural. Cuando se ve una traducción semejante, se puede decir que estamos ante una obra de arte.”

La teoría de la traducción es el marco de referencia para traducir y valorar una traducción. Ella sirve para identificar y definir cualquier problema de traducción, para valorar todos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de afrontar ese problema, para relacionar todos los posibles procedimientos de traducción, y finalmente, para recomendar el más adecuado y la traducción que más se ajuste al original.

Bajo esta perspectiva, una de las aportaciones más importantes a la teoría de la traducción es la del análisis de los conceptos de traducción comunicativa versus traducción semántica aportada por Peter Newmark, teórico de la traducción, que establece las siguientes diferencias entre ambos tipos de traducción:

1ª. La traducción comunicativa trata de producir en el receptor de un texto un efecto lo más cercano posible al que obtienen los lectores del texto original (también se define así la equivalencia dinámica).

2ª. La traducción semántica, como indica su nombre, intenta reproducir el significado contextual exacto del original, tan cerca como permitan las estructuras semánticas y sintácticas de la segunda lengua (la lengua término).

Si existe un problema de interpretación, la traducción comunicativa debe enfatizar el efecto del mensaje, antes que el contenido del mismo. Una es más directa, más efectiva y simple, mientras que la otra es más concentrada, más conceptual y se dirige al pensamiento más que a la intención del transmisor. Por ejemplo: en “Dog that bites”, la traducción comunicativa diría “¡Cuidado con el perro!” o “¡Perro peligroso!” La traducción semántica, en cambio, atendería al concepto y traduciría “Perro que muerde; que como se ve, es una traducción literal, pero más fría. El autor, Newmark, considera la traducción semántica inferior a la comunicativa, ya que pierde fuerza y emotividad. La comunicativa, al contrario disipa la ambigüedad del texto, puesto que pretende que el lector de la lengua término obtenga la misma sensación que obtenía el de la lengua fuente.

Como se observa por lo anteriormente expuesto, el problema de la traducción se centra en el hallazgo de términos equivalentes para la lengua término, definir y encuadrar estos términos y establecer los modelos correspondientes. Por lo tanto se plantea el problema de cuál es el grado de equivalencia ideal.

Las épocas, modas, tendencias y estilos hacen que varíen constantemente los grados de equivalencia. Unas veces se pone de moda la traducción literal (estaríamos entonces frente a la traducción semántica) y otras la traducción comunicativa, e incluso un cambio total del texto. Lo ideal sería conseguir una versión literal que reproduzca las mismas sensaciones del texto original; pero claro, esto rara vez se consigue debido a las peculiaridades de cada lengua.

Sin apartarnos del tema que nos ocupa que es la diferencia entre dos modos distintos de enfocar la traducción, vemos que la situación ideal se produce cuando coinciden los dos métodos. Sin embargo, Newmark, ahondando más en el problema, llega a establecer ocho categorías diferentes en cuanto a modelos de la teoría de la traducción entre las cuales están incluidas la comunicativa y la semántica. En cualquier caso todas son ilustrativas de los tipos de traducción que se pueden plantear; bien sea atendiendo a su contenido conceptual o a su contenido formal. Estas categorías son:

a) Palabra por palabra o interlinear. Coloca la versión de la lengua término debajo de la de la lengua fuente, sin variar el orden. Por ejemplo: “This is a pen” = Esto es un lápiz. Se usa, este método, para averiguar los mecanismos de la lengua fuente, o como preparación para una traducción difícil.

b) Literal, convierte las construcciones gramaticales de la lengua fuente en las de la lengua término. Se utiliza como proceso previo a la traducción; identifica los problemas para solucionarlos después.

c) Fiel, intenta reproducir el significado contextual preciso del original dentro de los límites establecidos por las estructuras gramaticales de la lengua término. Trata de ser lo más fiel posible a las intenciones y al propósito del escritor.

d) Semántica, contempla más los valores estéticos del original, es más flexible con el significado de manera que su versión no tenga repeticiones, juegos de palabras y asonancias, y admite la excepción creativa.

e) Adaptación, es la más libre de las formas de traducción y se emplea en poesía y obras teatrales.

f) Libre, es la que reproduce el contenido sin la forma del original. Suele ser una paráfrasis más extensa que la del original; apenas puede considerarse una traducción.

g) Idiomática, reproduce el mensaje del original pero tiende a deformar los matices del significado, al dar preferencia a los modismos y al lenguaje coloquial.

h) Comunicativa, de ésta ya nos hemos ocupado en el tema y que como se ha dicho intenta ofrecer exactamente el significado contextual del texto original, de modo que tanto el contenido como el lenguaje sean fácilmente comprensibles por el lector.

Pero ¿qué método o métodos son los que cumplen el ideal de la Teoría de la Traducción?, es decir: la precisión y la economía. Para Newmark, únicamente, el semántico y el comunicativo cumplen los objetivos propuestos. La traducción semántica se usa para textos expresivos y la comunicativa para textos informativos y vocativos; la primera es personal e individual y la segunda social.

En conclusión podemos decir que existen una gran variedad de clasificaciones y criterios en los modelos de traducción. Pero a pesar de ello, hay una coincidencia común: una buena traducción puede iluminar el original y revelar todo lo que el autor de la lengua fuente quería expresar. Así, existen traducciones de gran calidad que transmiten con exactitud el mensaje original, logrando un equilibrio perfecto entre dos lenguas, dos mundos de distinta experiencia histórica y cultural. Cuando se ve una traducción semejante, se puede decir que estamos ante una obra de arte.

PPLicense mockup small
Producido por Guerrilla Translation bajo una Licencia de Producción de Pares.

There is one comment

  1. Car

    ¿Podrían colocar las fuentes acerca de qué libros capítulos etc se usaron para escribir este artículo? ¡Gracias por la generosidad! Saludos cordiales

Comparte tus impresiones