“El objetivo del juego no es tener un juego con objetivo”

timessquarewideDouglas Rushkoff en la vida real

Alex Pasternack de Motherboard entrevista a Douglas Rushkoff

Traducido por Stacco Troncoso, editado por Carmen Lozano Bright

(Para activar la pista de subtítulos, pulsad el botón “CC” en la parte inferior derecha y elegir “ON”)

Para alguien que exalta las virtudes del vivir desconectado, al crítico mediático Douglas Rushkoff no le faltan conexiones. El día que fui a visitarle a su oficina, cerca de su casa en Hastings-on-Hudson, Nueva York, Rushkoff estaba preparándose para enseñar una clase nueva, planificando una entrevista con la BBC, escribiendo un ensayo, echando un ojo a una montaña de artículos pendientes de leer, intentando descifrar los entresijos de su nuevo iPhone, y apresurándose a terminar su tercer libro en tres años — una novela gráfica llamada ADD1 que trata sobre la cultura de los videojuegos, la fama y la industria farmacéutica. Según Rushkoff: “También se plantea la siguiente idea: ¿Qué pasaría si el síndrome de déficit de atención no fuera
un defecto, sino un mecanismo de supervivencia?”.

La vida hiperveloz e hiperenlazada es territorio familiar para Rushkoff, cuya primera obra, Cyberia, de principios de los 90 y donde pronosticó el potencial radical de la Red, le convirtió en uno de los primeros guías turísticos de Internet. Pero las cosas
han cambiado mucho desde esos primeros y torpes días de la Red — por aquel entonces, una colección de redes públicas no comerciales, accesibles a través de proveedores de Internet locales– y la sobresaturación de la era de Facebook, YouTube y los iPhones. Rushkoff, aparte de estar bien versado en el lenguaje que subyace en la “revolución digital”, es también uno de sus
críticos más acérrimos.


1. [ADD: Siglas en inglés para
“Attention Deficit Disorder”, o Trastorno por déficit de atención.]

PPLicense mockup small
Producido por Guerrilla Translation bajo una Licencia de Producción de Pares.

Comparte tus impresiones